“Según enseñanzas griegas, uno tiene la responsabilidad, además de para consigo mismo para con su entorno más cercano o red de víctimas de las neurosis del artista, de saber qué pie calza. Así, uno no debe tratar de imitar las fórmulas que pueden hacer germinar a otros, de igual forma que no deberá enfurecerse, entristecerse o compadecerse de sí mismo en caso de no encontrar, en el escaparate de los hábitos de trabajo, una rutina de su talla. ¡Quiero hablar con el encargado!”

Fragmento de ‘Dios está en los detalles’. Libros Gordos. Barcelona, 2017

BeaSalas_2223JUN.jpg